¿Te ayudamos? (+34) 947 261 092

La última innovación en tecnología láser

Específico: Tratamiento de Cuello

Es la curva sensual que enamoraba a los poetas. Y el punto débil del que no eres consciente hasta que es demasiado tarde. Por eso en África hemos creado un protocolo específico para él. Es un verdadero desafío. Pero esa piel descolgada se puede remediar ahora sin pasar por quirófano.

Nuestro tratamiento HIFU-REMODELADOR une los ultrasonidos focalizados HiFU, con nutrición celular de la piel donde fortalecemos el tejido intensamente y produce un efecto de pegado de la dermis a la musculatura superficial de esta zona tan delicada.

Primero realizamos el HIFU para conseguir el efecto de reafirmación y de pegamento biológico. Uniendo de nuevo la dermis con la musculatura superficial recuperando eficazmente la firmeza del cuello. Además para potenciar los resultados finalizamos el tratamiento con la tecnología del Remodelador donde aportamos a las células la nutrición adecuada, con vitaminas, péptidos, DMAE, ácido hialurónico.. etc para que puedan reconstruir el tejido del cuello y devolverle su juventud y fuerza en la piel.

Es muy importante acompañar el tratamiento con una cosmética específica en casa a diario ya que el cuello tiene un número menor de glándulas sebáceas y necesita una mayor nutrición.

La nutricosmética también potencia intensamente los resultados del tratamiento al trabajar la nutrición celular desde dentro

¿Te interesa? Reserva cita y hazte el diagnóstico.

Te explicamos y recomendamos el mejor tratamiento para ti.

El diagnóstico facial es fundamental para conocer tus necesidades de belleza facial y así diseñar juntas el tratamiento en cabina o de cuidado cosmético.

¿Por qué hacerte un buen diagnóstico de la piel?

Porque necesito saber tu objetivo, tu tipo de piel, tu estilo de vida y tus necesidades .

Para poder diseñar un tratamiento lo más personalizado posible.

¿En qué consiste el diagnóstico?

Es un análisis profesional o examen de la piel, realizado a partir de tecnología y aparatología de última generación, con el que exploramos la dermis y la epidermis, desde la superficie hasta las capas más profundas.

También gracias al examen visual y táctil podemos definir mejor el objetivo.

¿Qué aspectos de la piel analizamos con un analizador facial?
  • Hidratación: observamos el grado de hidratación de la epidermis.
  • Manchas y discromías: Medimos el nivel de melanina para conocer la pigmentación desde el interior.
  • Poros: analizamos el estado de los poros durante el diagnóstico de piel.
  • Arrugas: evaluamos el grado de envejecimiento y nivel de profundidad de las arrugas.
  • Nivel de grasa o sebo: determinamos la cantidad de grasa superficial de la piel, basándonos en el tamaño de las glándulas sebáceas y el nivel de adiposidad de cada una.
  • Impurezas: realizamos un escaneo en distintas áreas de la piel del rostro para detectar impurezas, tanto las internas que aún no son visibles, como las que ya se han manifestado.